Factoring, liquidez desde que emites la factura

Factoring, liquidez desde que emites la facturaEl factoring o adelanto de facturas se ha convertido en uno de los servicios de financiación para empresas más exitosos del mundo. Millones de compañías europeas y de Estados Unidos utilizan el factoraje para financiar el circulante debido a los valores añadidos que este servicio financiero otorga a los negocios.

¿Qué es?

El factoring es un contrato entre una empresa y una entidad financiera por la que la compañía cede de forma total o parcial los créditos comerciales por ventas a plazo a clientes y ésta adelanta su importe para que la empresa pueda hacer frente a sus gastos e inversiones.

Entre las principales ventajas del factoring están:

  • Mejora de la liquidez del negocio, al convertir la cuenta de clientes del balance en tesorería.
  • El capital circulante del negocio se financia con las propias ventas, sin necesidad de echar mano de instrumentos de crédito.
  • Reducción del endeudamiento, al lograr financiación que no supone un incremento de la deuda en el balance ni de la CIRBE.
  • Ahorro de costes y gestiones, ya que no es necesario gestionar el cobro de las facturas sino únicamente mandarlas a Corfisa para su adelanto.
  • Se libera capacidad de endeudamiento para utilizarla en lo verdaderamente importante: inversión para aumentar la competitividad del negocio.

Sin embargo, el principal valor del factoring frente a otros servicios de financiación de circulante es que, con el adelanto de facturas, no es necesario ni siquiera esperar a recibir el pagaré para cobrar la venta.

Únicamente con la factura emitida al cliente, la empresa puede conseguir financiación, de manera que las ventas de la empresa pueden financiarse a sí mismas y se evita tener que recurrir al crédito bancario y, por tanto, al endeudamiento para hacer frente a los gastos que genera la propia actividad comercial de la empresa.

Conclusión

Con el factoring, no es necesario ni siquiera esperar a recibir pagarés de nuestros clientes para poder descontarlos y obtener liquidez. El factoraje permite que la empresa haga efectiva la liquidación de la venta en el momento mismo de la emisión de la factura. De este modo, al acceder al servicio de factoring la empresa consigue liquidez antes y puede seguir con su actividad sin problemas de tesorería.