Cuatro consecuencias de la falta de financiación de las empresas

Cuatro consecuencias de la falta de financiación de las empresasEl motor de las empresas

La financiación es el motor del crecimiento de las empresas. Es necesaria para la evolución y la actividad de todos los negocios. A continuación resumimos las principales consecuencias de la falta de financiación para las empresas:

  1. Falta de competitividad. Es probablemente una de las consecuencias menos visibles en un primer momento en los negocios que no logran financiación, pero uno de los más letales a largo plazo. Se trata de la caída de la competitividad por la imposibilidad de invertir en el negocio.Ante la falta de liquidez, el empresario se centra en pagar aquello que es imprescindible para que la empresa no caiga en la insolvencia, de modo que las compra de nuevos equipos, la renovación de flotas y equipos y la inversión en I+D son algunas de las primeras afectadas.
  2. Retrasos en el pago a la Seguridad Social y Hacienda. La escasez de tesorería lleva a la empresa a empezar a retrasarse en el pago de las cotizaciones sociales, tasas e impuestos, lo que supone la obligación de pagar recargos y la acumulación de pasivos con las Administraciones Públicas, que pueden convertirse en un efecto ‘bola de nieve’ que acabe provocando la insolvencia del negocio.
  3. Conflictividad laboral. Los retrasos en los pagos de las nóminas y reducción de las retribuciones acaban derivando en problemas entre la empresa y los representantes de los trabajadores, reduciendo la implicación de la plantilla para el buen funcionamiento del negocio.
  4. Insolvencia y suspensión de pagos. En muchos casos acaba siendo el paso definitivo para el abismo en un negocio. La falta de liquidez provoca que la empresa empiece a tener impagados.Los impagos provocan que la empresa entre en registros de impagados como el RAI. Ello hace que el negocio sufra por la imposibilidad de contratar proveedores y por la desconfianza de los clientes. Todo esto hace que la empresa acabe cayendo en suspensión de pagos y, en la mayoría de casos, cerrando.

Conclusión

Por todo ello es imprescindible para las empresas contar con una fuente de financiación que no les falle para poder contar con liquidez siempre que lo necesite. Es el caso de Corfisa, que con el descuento de pagarés, anticipo de facturas y descuento de letras facilita a los negocios la liquidez que precisan para no sufrir las consecuencias de la falta de financiación.